15 enero

A lo largo de los últimos años, numerosos estudios científicos han probado los beneficios de consumir regularmente cierto tipo de alimentos, capaces de hacernos adelgazar, ayudar al corazón a mantenerse sano o reducir el riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer.

(18-07-2014). Cervecera del Centro. Retratos del maestro cervecero Leonardo Rincón y sus socios Carlos Berrocal y Juan Felipe Lara. Carretera a Lindora, Ofibodegas del Oeste, bodega #42. Fotografia Marcela Bertozzi
(18-07-2014). Cervecera del Centro. Retratos del maestro cervecero Leonardo Rincón y sus socios Carlos Berrocal y Juan Felipe Lara. Carretera a Lindora, Ofibodegas del Oeste, bodega #42. Fotografia Marcela Bertozzi
Aliado contra la grasa
Aliadossss

El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

Combate las bacteria bucales

El consumo de vino tinto activa la función de un gen que impide la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, según un estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Aunque contiene siete calorías por gramo, en dosis moderadas, contribuye a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer.

Mejora de la función cognitiva

Alrededor de 70 estudios demuestran que el consumo moderado de vino mejora el funcionamiento del cerebro y, en pequeñas cantidades, previene la demencia. Los científicos creen que se debe a que la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.