Fredy Guzmán. 19 marzo

En el 2005, el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) restringió el incentivo que se otorga a las personas que deciden aplazar su fecha de jubilación, lo que se conoce como postergación, con el objetivo de darle más rentabilidad al sistema.

En vez de pagar hasta un 10% extra del salario de referencia por cada año laborado, el sistema pasó a pagar un 1,6%.

Infografía IVM Prueba
Infografía IVM Prueba

No obstante, un cálculo elaborado por La Nación expone que, en las condiciones actuales, una pensión sin premio por postergación puede salirle más cara al IVM que una con el incentivo.

El cálculo se hizo con una persona que empezó a trabajar a los 25 años y que obtiene un salario de referencia de ¢1 millón a los 65 años, edad para retirarse, con 180 cuotas más de las 300 necesarias.

Cuadro info
Cuadro info